8 medidas que deben de cumplir tus puertas de seguridad corta fuego o contra incendio

Como parte de la protección y prevención de accidentes en los edificios, es conveniente hablar sobre las medidas que deben de cumplir tus puertas de seguridad corta fuego, ya que de este modo garantizas que cumplan con su objetivo: retardar la propagación del fuego y del humo.

Puertas de dimensiones adecuadas

En la Norma Oficial Mexicana NOM-002-STPS-2010, “Condiciones de seguridad-Prevención y protección contra incendios en los centros de trabajo”, se indica que este tipo de puertas deben de instalarse en las rutas de evacuación, por lo que es conveniente que tengan suficiente amplitud para que todos puedan salir, incluyendo las sillas de ruedas.

Es indispensable que se ajusten al espacio a fin de que se eviten accidentes, ya sea por la filtración de humo o porque aparezcan imperfecciones que impidan el adecuado funcionamiento de la puerta.

Materiales de fabricación resistentes al fuego

Una de las medidas más importantes tiene que ver con el material del que están hechas las puertas, generalmente son metálicas para que su resistencia sea mayor; además, cuentan con chapas y pintura que evitan la corrosión.

Al respecto, la NOM-002-STPS-2010 explica que un material resistente al fuego es cualquier “recubrimiento ignífugo o retardante, así como los elementos de construcción (paredes, techos o pisos) que pueden estar sujetos a la acción del fuego por un tiempo determinado sin entrar en combustión”.

Existen fabricantes, como es el caso de Asturmex, que les dan un acabado de pintura en polvo, los colores más comunes son blanco y gris, pero es posible que se utilicen otros tonos, esto depende de las necesidades del cliente.

Otro punto en cuanto a su fabricación, es que a pesar de ser metálicas, tienen que conservarse lo suficientemente ligeras para que haya facilidad en su apertura, y no entorpezcan los procesos de evacuación.

Facilidad de apertura y desbloqueo

La normatividad mexicana deja claro que las puertas de seguridad o de emergencia, tienen que contar con un mecanismo que permita abrirlas desde el interior, mediante una operación simple de empuje.

En caso de que las puertas funcionen de forma automática, o mediante dispositivos eléctricos o electrónicos, deben de permitir la apertura manual, si llegara a interrumpirse la energía eléctrica en situaciones de emergencia, destaca la NOM-002-STPS-2010.

Recordemos que durante una emergencia, es crucial que se aproveche el tiempo y que las personas salgan de un inmueble en llamas en pocos minutos, por eso las puertas tienen que facilitar la salida al abrirse rápidamente.

Señalización clara en cada puerta

Si alguna puerta de seguridad conduce a una ruta de evacuación, es necesario que cuente con la señalización establecida en la Norma Oficial Mexicana NOM-026-STPS-2008, “Colores y señales de seguridad e higiene, e identificación de riesgos por fluidos conducidos en tuberías”.

Dicha normatividad habla sobre las señales que indican ubicación de salidas de emergencia, cuyo contenido gráfico es una “silueta humana avanzando hacia una salida en el sentido requerido, opcionalmente puede adicionar una flecha direccional”.

Los señalamientos se deben de colocar en sitios visibles y en todo momento tiene que permanecer legible, para que puedan ser observadas e interpretadas por todos los ocupantes de un inmueble.

Vigilancia para que no haya obstáculos

Para que las puertas cumplan con su objetivo de aportar seguridad, la NOM-002-STPS-2010 menciona que deben de estar libres de obstáculos, ya sean bultos o mobiliario que entorpezcan el paso de las personas cuando buscan alejarse del fuego y del humo.

Lo mejor es que no tengan candados, picaportes o cerraduras con seguros puestos durante las horas laborales, ya que esto impide su utilización en casos de emergencia.

Apertura en el sentido del flujo 

Además de estar libres de obstáculos, las puertas de seguridad tienen que abrirse en el sentido del flujo, excepto aquellas que son automáticas y corredizas, pues dicha condición facilita el paso ininterrumpido de los ocupantes de un edificio, y además, significa el aprovechamiento de segundos muy valiosos para salvar vidas humanas.

Dar un mantenimiento periódico 

La resistencia y durabilidad son dos características notables de este tipo de puertas; sin embargo, el sitio periodístico La Opinión expone que el mantenimiento es la clave para prevenir accidentes, porque se comprueba que no haya desgaste o descomposturas en los accesorios de las puertas.

El mantenimiento se debe de realizar por personal capacitado para asegurar que el procedimiento sea efectivo y que en caso de una emergencia, no se presentarán fallas en las puertas.

Contar con certificaciones que garanticen la calidad 

Una forma de comprobar que los clientes cuentan con productos de calidad, es verificando si las puertas tienen alguna certificación internacional, como es el caso de las puertas que se diseñan y fabrican en Asturmex.

Una de las certificaciones más importantes es la que otorga Underwriters Laboratories (UL), la cual indica si un producto cumple con los estándares de seguridad y calidad que lo vuelve más competitivo y confiable para su libre circulación en el mercado internacional, según lo explica la organización en su página oficial.

Por otra parte, la declaración Environmental Product Declarations EPD (o Declaraciones Ambientales de Productos) es una constancia certificada “que entrega información sobre los datos ambientales del ciclo de vida de un producto”, de acuerdo con lo que se destaca en su sitio web.

En Latinoamérica, la única empresa de puertas que cuenta con esta certificación es Puertas Asturmex, lo cual muestra que además de preocuparse por crear puertas resistentes al fuego, también se interesa en medir los impactos que generan sus productos al ambiente.

Entrada anterior
Sistema contra incendios
Entrada siguiente
Puntos de encuentro en un plan de emergencia

Entradas relacionadas

Menú