Equidad de género

Durante el periodo de la Revolución Francesa, los movimientos feministas fueron quienes dieron pie a las luchas y reivindicaciones en el derecho a la igualdad de hombres y mujeres, a su vez también fueron las pioneras en el derecho a la igualdad que hoy en día abarca no sólo la perspectiva de género sino los derechos identitarios.

Estudiosas de ese entonces lograron crear un cultura igualitaria y no discriminatoria, estos documentos basaban sus argumentos en el juicio de las desigualdades en razón de que el sexo siempre ha estado presente en el mundo. Estos mismos textos apelaban que la causa de estas estructuras era por el arraigo de los estereotipos y papeles radicalmente distintos que hacían “diferencias naturales” en todos los campos.

El principio de igualdad ante la ley y la prohibición de discriminación fue parte de una aspiración que las mujeres del pasado buscaron abolir, con la entrada del movimiento constitucional del siglo XVIII se puso fin a un estado de servidumbre y se inició un acceso a los derechos humanos para la ciudadanía, desvaneciendo poco a poco cualquier huella del feudalismo ancestral.

Con la entrada de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, se señaló que todos los seres humanos nacen libres e iguales ante los derechos debido a que estan dotados de razón y conciencia, las libertades no hacen distinción en ninguna raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole.

Sin embargo, dicha Declaración fue la base para que la equidad de género empezara a tener forma ya que se planteó que estos derechos excluían a las mujeres y no reconocían la negativa a obtener el estatus de ciudadanas de pleno derecho.

Con el paso del tiempo esta equidad se expandió a otros horizontes de la identidad, donde la vivencia interna e individual del género se experimenta de diferente forma en cada persona.

A diferencia del pasado, los derechos humanos ya no se encasillan en la forma binaria que imponía el régimen heterosexual, por lo tanto está igualdad vela por cualquiera que sea el sexo, orientación sexual e identidad de género. Es parte de las obligaciones jurídicas básicas que la equidad de género también considere la diversidad sexual.

Directo a un trabajo igualitario

El pasado muestra que hay mucho por hacer en materia de equidad de género pero señala la importancia de crear herramientas como las leyes para que las empresas o cualquier lugar de trabajo brinden derechos equitativos a sus trabajadores.

Durante los últimos años ha habido una brecha en el mercado laboral, la población femenina activa de empleadores se ha incrementado significativamente, contrario al de la población masculina. Todos estos datos son una realidad de la cual las empresas han tomado nota y son parte de una gran tarea para crear empleos que tengan un camino directo a la equidad de género.

La igualdad es un derecho fundamental que tienen que hacer valer y otorgar todas las instituciones y empresas a sus empleados ya que, como derecho humano relevante es la única vía para que las condiciones económicas, sociales y políticas de la sociedad continúen avanzando hacia un país equitativo.

Los procesos de selección, la retribución, la formación, el desarrollo de la carrera profesional, la promoción y las condiciones de trabajo son algunas de las medidas que las áreas de trabajo pueden iniciar para establecer y garantizar la igualdad de trato y oportunidades de mujeres y hombres en función de las experiencias y habilidades.

No obstante, para evitar la discriminación dentro de las empresas, es necesario integrar la perspectiva de género transversalmente con la cultura de la compañía, los valores de igualdad tienen que ser aplicables en los principios del área de empleo para asegurar que haya una equidad de género y eliminación de cualquier tipo de discriminación.

Puertas Asturmex ante la equidad de género

En Puertas Asturmex nos caracterizamos por nuestra dedicación y profesionalismo, esto se refleja en nuestros productos que están en constante prueba para brindar la excelencia a nuestros clientes que buscan innovación.
Sin embargo, también marcamos la diferencia dentro de nuestras áreas de trabajo con nuestros empleados, parte de nuestra filosofía es contribuir al crecimiento personal y profesional de todos los que laboramos en esta empresa, de manera que no discriminamos a ninguna persona por ningún motivo.

Garantizar el acceso en igualdad es parte de la formación de Puertas Asturmex, el 50% de nuestros trabajadores son mujeres, las cuales están incorporadas en puestos de gran responsabilidad. Por ello, se promueven procesos de selección y promoción en igualdad para evitar tanto la segregación vertical como la segregación horizontal, es parte del camino que día a día adoptamos para una equidad de género.

La comunicación interna y externa que se da dentro de nuestras instalaciones se visualiza en las políticas que tienen como objetivo ofrecer y otorgar igualdad de oportunidades de crecimiento para cualquier empleado con independencia de su género.

La elaboración de evaluaciones recurrentes para la equidad de género son otras de las maneras en que nosotros como Puertas Asturmex ejecutamos periódicamente para mantener estables los principios y descartar cualquier clase de discriminación que vaya en contra de la cultura organizacional y de los valores equitativos que existen.

Entrada anterior
Puertas Asturmex, comprometidos con el medio ambiente
Entrada siguiente
Seguridad Industrial

Entradas relacionadas

Puertas cortafuego

Fabricadas por una o dos hojas, con distintos materiales como el acero galvanizado, lana mineral y otros; las puertas cortafuego tienen…
Seguir Leyendo

Seguridad Industrial

¿Qué encontrarás en este artículo? ¿Qué es seguridad industrial?¿Para qué sirve la seguridad industrial?Medidas de seguridad industrial El término de…
Seguir Leyendo