¿Qué hacer después de un incendio?

Ante cualquier emergencia siempre es importante tener un conocimiento básico de actuación, por ejemplo, si tienes claro qué hacer después de un incendio, no solo podrás salvar tu vida, también la de otras personas que se encuentren en el mismo inmueble, puede ser un hospital, un centro de trabajo o una escuela.

La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) explica que durante un incendio, lo recomendable es conservar la calma y no dejarse dominar por el pánico, para pensar con claridad en las actividades que se tendrán que hacer después.

“Si detectas fuego, calor o humo anormales, da la voz de alarma inmediatamente; si el fuego tiende a extenderse, llama a los bomberos y a las brigadas en materia de protección civil. dirígete a la puerta de salida y una vez fuera del inmueble, aléjate lo más que puedas para no obstruir el trabajo de las brigadas de auxilio”.

Una vez que pase la emergencia, existen ciertas tareas que se deben de realizar para verificar cuáles fueron las causas del siniestro, dónde se originó y qué medidas de seguridad se tendrán que aplicar a partir de ese momento.

Revisión y recuento de los daños

Cuando el fuego y el humo han sido controlados, es necesario esperar a que los cuerpos de emergencia den la autorización para que las personas regresen al inmueble, a fin de que se hagan las evaluaciones sobre los daños que dejó el siniestro.

De acuerdo con el Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (STCONAPRA), de la Secretaría de Salud, al regresar al inmueble se tiene que “mantener suspendida la corriente eléctrica, el agua y el gas hasta que se revise el estado de las instalaciones y los servicios en general”.

Evaluación de profesionales y autoridades competentes

La revisión de los daños y la evaluación de todo el inmueble se tiene que realizar por las autoridades competentes, en este caso, puede ser un equipo de Protección Civil o del cuerpo de bomberos.

Al respecto, el “Protocolo de Emergencias e Incendios” elaborado por el Gobierno del Estado de Jalisco, explica que el trabajo de Protección Civil consiste en realizar una inspección física para hacer un listado de identificación de daños, posteriormente se emite un diagnóstico sobre el inmueble para determinar si es habitable o inseguro.

Es recomendable que esta inspección se realice con la presencia de una autoridad acreditada que trabaja o habita el inmueble siniestrado, por ejemplo, el representante legal, el director general o el jefe de mantenimiento.

Recapitulación de la información sobre el incendio

Las inspecciones físicas que realizan los servicios de emergencia también sirven para obtener información relevante sobre el incendio, en este caso, cuáles fueron las causas y en qué área del edificio comenzó el siniestro. Con estos datos es posible trabajar en un plan de prevención para evitar que este evento ocurra nuevamente.

¿Dónde se originó el incendio?

Generalmente, los grupos especializados en atención de emergencias se encargan de inspeccionar los inmuebles siniestrados para determinar dónde se originó el fuego, con esto se pueden deslindar responsabilidades y emitir recomendaciones para prevenir futuros percances.

El periódico El País indica que para conocer dónde surgió el incendio, se tiene que trabajar al revés, para rastrear las marcas que deja el fuego hasta encontrar el punto de inicio, el cual es fundamental para determinar sus causas.

¿A qué hora se originó?

La investigación profunda que realiza el grupo de expertos, está integrada por varios elementos, como toma de muestras, análisis químicos y entrevistas a testigos. Todo esto sirve para evaluar el origen y la hora aproximada en que todo comenzó, y si se trató de un accidente o una acción deliberada.

Identifica las causas

Para identificar las causas, añade El País, se restringe una zona alrededor del punto de origen y se empiezan a buscar marcas o indicios que arrojen información sobre cómo pudo suceder, ya sea por fenómenos naturales (un rayo) o descuidos humanos (un cortocircuito).

Según el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), las causas más comunes de los incendios son los cortocircuitos, los flamazos por fuga de gas, por almacenar combustibles cerca de fuentes de calor y por arrojar colillas de cigarro a los botes de basura.

Medidas de seguridad después de un incendio

El Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, menciona que los incendios son uno de los siniestros más frecuentes en México, la mayoría se pueden evitar si se adopta una cultura de prevención para responder de forma eficiente en los momentos precisos.

Por lo tanto, es importante que después de un incendio se verifique si en los inmuebles existen medidas oportunas de prevención, que incluyen la colocación de extintores, detectores de humo, salidas de emergencia y rutas de evacuación, tal como lo indica la Norma Oficial Mexicana NOM-002-STPS-2010, “Condiciones de seguridad-Prevención y protección contra incendios en los centros de trabajo”.

Además, a nivel constructivo se tienen que colocar puertas resistentes al fuego que no dejen pasar el humo y otros elementos propios de la protección pasiva, como los falsos techos, para que la seguridad de las personas sea completa y se salvaguarde  su integridad física.

Entrada anterior
¿Cómo se desarrolla un incendio?
Entrada siguiente
Prevención de riesgos y accidentes en tu zona de trabajo

Entradas relacionadas

Menú