Seguro contra incendios ¿De qué daños te protege?

La prevención es un elemento indispensable para salvaguardar la vida de las personas ante una emergencia, como parte de esta estrategia es posible contratar un seguro contra incendios, por medio del cual se protege también el patrimonio de empresas y hogares.

Los seguros son una necesidad no solo en las viviendas, también en las empresas, sobre todo si consideramos que existen compañías donde utilizan sustancias inflamables que generan un alto riesgo de incendio, comprometiendo la integridad de los trabajadores y el capital económico.

¿Qué es un seguro contra incendios?

Un seguro contra incendios es un contrato con el cual una compañía aseguradora se compromete a indemnizar a los afectados cuando un inmueble de su propiedad sufra daños ocasionados por un fenómeno, en este caso, un incendio, según lo explica el sitio Economipedia.

De acuerdo con este portal especializado en economía y finanzas, es común que este tipo de contrato se incluya en la categoría de seguros patrimoniales, los cuales cubren los bienes del asegurado por daños en objetos físicos o en el capital financiero.

¿Cómo funcionan los seguros contra incendios?

Es conveniente señalar que los seguros no son obligatorios, es una decisión de cada empresa si contratan o no este tipo de herramientas, las cuales únicamente protegen cuando el siniestro se ocasiona de forma accidental, por ejemplo, la caída de rayos en las instalaciones de un centro laboral.

Los seguros funcionan mediante el pago de una tarifa por parte del cliente a la compañía aseguradora, la cual se compromete a reembolsar al asegurado, una suma monetaria en caso de que ocurra un incendio que deje considerables daños en el inmueble.

En el momento que se contrata este instrumento de protección, se tiene que revisar cuál es la cobertura del mismo y en qué tipo de circunstancias no aplica, la más común es cuando el incendio se ocasiona de manera intencional por el asegurado, o cuando se genera por la manipulación de explosivos, subraya Economipedia.

Una vez que se contrata el seguro contra incendios, el trabajo de las compañías consiste en evaluar las afectaciones para emitir los pagos correspondientes en función de dichos daños; su objetivo es que la indemnización no represente un enriquecimiento para el beneficiario, sino que únicamente repare los daños que haya sufrido su propiedad.

¿Qué cubre el seguro contra incendios?

Este tipo de seguros, generalmente, cubren los daños a un inmueble ocasionados por la acción directa de un incendio, así como los deterioros causados por el calor, el humo, el vapor o los medios empleados para extinguir el fuego, explica la Comisión para el Mercado Financiero de Chile, en su portal de educación financiera.

Algunos daños en los inmuebles que se establecen en la póliza del seguro, incluyen daños estructurales en bardas, rejas y patios, así como instalaciones de tubería para agua, cableado y drenaje, según Mi Bolsillo, un sitio especializado en finanzas.

Otros elementos susceptibles de cobertura son el mobiliario, la ropa (uniformes de trabajo) y artículos de uso laboral, siempre y cuando queden indicados en el contrato. Hay aseguradoras que incluyen el costo por remoción de escombros, es decir, la demolición y limpieza de la zona siniestrada.

Para tener una protección más completa, algunas compañías contratan otras coberturas contra inundaciones y terremotos, ya que son emergencias que no se pueden prevenir, por lo que es mejor estar preparado ante dichos fenómenos.

¿Cuánto cuesta un seguro contra incendios?

El precio de un seguro contra incendios depende de distintos factores, entre ellos, la aseguradora que se contrata, la ubicación del inmueble, sus características y valor en el mercado, así como los bienes que hay dentro de la propiedad, señala el portal Capital México.

“El valor del deducible (el porcentaje que le corresponde pagar al usuario) varía según la aseguradora” y los daños que se estipularon en el contrato, por eso lo más recomendable es acudir con un agente de seguros para saber cuál es el alcance de la cobertura y las exclusiones.

Sin duda, los seguros son un complemento que refuerza las medidas de prevención y protección contra incendios en las empresas, en las cuales se implementan dos tipos de protección: la seguridad pasiva y la seguridad activa.

La seguridad activa provoca una reacción para controlar un incendio, es decir, se utilizan equipos como extintores, rociadores y detectores de humo, para combatir la emergencia,

Mientras que la seguridad pasiva es un conjunto de elementos preventivos que se instalan en una empresa para mitigar los efectos del fuego. Dentro de este tipo de protección se encuentran las puertas, funcionan como una barrera para evitar que el incendio avance a distintas áreas de un inmueble y las personas puedan evacuar, salvaguardando también el patrimonio.

Entrada anterior
NOM 002 STPS, Prevención de incendios
Entrada siguiente
¿Cómo provocan un incendio las fuentes de ignición?

Entradas relacionadas

Menú